Mejoran las propiedades de aislamiento de calor o frio de las ventanas, manteniendo la temperatura interior del edificio u hogar durante un periodo de tiempo más largo.

Mejoran el desempeño de los sistemas de obscurecimiento para reducir el calor existente, elevando la eficiencia de lo aires acondicionados y disminuyendo el costo en energía.

Reducen el reflejo y aumentan la privacidad en cualquier tipo de cristal. La capa resistente a raspaduras asegura la durabilidad y belleza, asi como su fácil mantenimiento.

Proveen una barrera poderosa con trasparencia óptica que permite mantener el cristal en su lugar aunque ocurra un impacto. Las vibraciones sísmicas, el impacto accidental e intentos de robo pueden ser reducidas considerablemente.