Open/Close Menu Reparación de parabrisas - Desabolladura y pintura - Parabrisas - Instalación de parabrisas - Pulido de vidrios - Restauración de ópticos y cristales - Grabado de patentes - Laminas de seguridad - Reparación de parabrisas a domicilio

El frío no nos ha dejado y nuestros autos a la exposición de las bajas temperaturas, pueden jugarnos una mala pasada.

Es muy probable que en las mañanas nos encontremos con nuestro auto con una capa de escarcha, aquí en Novus Glass Chile te entregamos algunos consejos para quitarla:

Lo que NO se debe hacer

Si no has podido evitar la presencia de hielo en tu parabrisas (se te ha olvidado colocar mantas, cartones, etc.,), NUNCA se te ocurra echar AGUA CALIENTE directamente sobre la superficie acristalada de tu auto helada. El drástico cambio de temperatura podrá rajar el cristal. Asimismo, tampoco eches SAL directamente en el parabrisas y ponte a rascar inmediatamente con un objeto de plástico. La SAL directa sobre el cristal puede provocar la aparición de arañazos, además del poder corrosivo de este elemento sobre la superficie de la carrocería.

Lo que SÍ debes hacer

1.- Enciende el motor del auto, activa la calefacción y dirige los aireadores hacia el parabrisas. Mientras haces esto, baja un poco alguna de las ventanillas del auto. En el caso de que los cristales tengan algo de hielo o escarcha en un lugar cerrado (es muy raro que ocurra, pero puede suceder), no tengas mucho tiempo el motor arrancado por el peligro que puede generar en tu salud el monóxido de carbono.

2.- Con lo anterior, conseguirás que la capa de hielo se vaya reduciendo levemente. Es en este momento cuando debes ponerte a rascar. El mejor objeto para realizarlo es un rascador o rasqueta que venden en cualquier tienda de accesorios para el automóvil. Si no llevas encima un rascador, un carnet viejo de plástico (o una tarjeta de crédito/débito que no uses y que no sea válida) también te pueden ayudar, aunque su eficacia es menor que la de un rascador.

3.- Antes de rascar, incluso puedes echar agua salada (nunca, sal por sí sola) que te puede ayudar en la tarea de rascado.

4.- Líquido refrigerante y alcohol en el parabrisas. También se puede rociar el cristal con este líquido gracias a sus propiedades anticongelantes. Lo mejor es echarlo unos segundos antes de ponerte a rascar. Asimismo, el alcohol también te puede ayudar a retirar el hielo.

5.- Quitar el empañado interior que produce el frío. La propia acción del aire caliente irá desempañando la zona interior del cristal. Si quieres que esta acción sea mucho más rápida, además de estar frotando con un trapo, también puedes frotar la superficie con una papa cortada por la mitad y luego secar con un trapo para eliminar el pequeño líquido que genera la papa al presionarla.